Ejercicio 2: Reescribir mi historia Copy

Las situaciones del pasado que aún no hemos cerrado generan en nuestros cuerpos sutiles bolsas energéticas que impiden nuestro crecimiento y evolución. En este ejercicio, vamos a limpiar esas memorias que impiden, entre otras cosas, que nos abramos a la abundancia.

Es posible que las emociones asociadas a esas situaciones sigan siendo muy intensas y aún no estemos preparados para hacer este trabajo. Si es así, no importa, hazlo de todas formas. Y quizás más adelante, pasados unos meses, lo puedas repetir. Hasta que sientas que, verdaderamente, el pasado ha quedado cerrado.

Prepara un lugar tranquilo en el que puedas estar sin distracciones durante algún tiempo. Puedes prender una vela, encender un incienso, poner algún aceite esencial, música suave…. en definitiva, prepara un ambiento bonito y acogedor en el que te sientas cómodo y confiado.

En una hoja en blanco escribe, en una columna, aquellas situaciones que fueron especialmente difíciles o dolorosas para tí y que consideres que han marcado, irremediablemente, tu vida. Al lado, en otra columna, escribe todo lo que aprendiste gracias a esa situación. A veces nos cuesta dar este paso. Adoptamos inconscientemente una situación de víctima en la que nos lamentamos por lo que nos ha sucedido y olvidamos que la vida, básicamente, es aprendizaje y que evolucionamos a través de nuestros tropiezos. Nuestro destino nunca nos pondrá en la situación de tener que enfrentar algo para lo que no estemos preparados.

Al lado, en otra columna, escribimos por qué estamos agradecidos a esa situación que, en su día, nos resultó tan desestabilizadora. Este punto también nos puede costar al principio. Pero, si observas con detenimiento, cada uno de los obstáculos que has tenido que superar en tu vida te han llevado a un punto vital que, necesariamente, ha sido beneficioso para tí. No tengas duda de que hoy no seríamos quienes somos si no hubiéramos vivido lo que hemos vivido.

Una vez que hayas hecho este trabajo, vas a reescribir la historia de tu vida. El objetivo es narrar una especie de cuento con final feliz en el que tú eres el protagonista. En él, describes todas esas situaciones que te han marcado pero, ahora, desde una óptica diferente, no viéndolas como algo que te ha perjudicado o limitado sino como un paso necesario para llegar al lugar en el que ahora mismo estás.

Cuando hayas terminado, quema el papel que escribiste al comienzo del ejercicio sintiendo que eres una persona próspera, abundante y feliz. Entierra las cenizas en tierra, en un lugar significativo para tí.

El cuento puedes guardarlo para releerlo de vez en cuando.

Ir arriba
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad